Frecuencia 13:20

Actualmente un gran porcentaje de la población mundial se guía por el calendario gregoriano, un calendario bastante irregular, producto de la invención humana, que no responde a ningún ciclo natural, que nos confunde y que se basa en la frecuencia 12:60 (12 meses, 60 minutos cada hora). Recibe este nombre ya que su promotor fue el Papa Gregorio XIII y este calendario vino a reemplazar al juliano (impuesto por Julio Cesar).

Reflexionemos un poco acerca de este sistema: un año gregoriano consta de 12 meses, compuestos por 28, 30 o 31 días; cada cuatro años el mes de febrero tiene 29 días para corregir el error de medida. Además tienen nombres confusos, ya que Septiembre (que hace alusión al número 7) es el noveno mes, Octubre (ocho) es el décimo mes, Noviembre (nueve) es el onceavo y Diciembre (diez) el doceavo mes.
Si buscamos la etimología de la palabra calendario encontraremos que deriva del latin calendas  que era el libro donde los romanos registraban las deudas y los impuestos que se debían pagar. Para registrar el tiempo sería más apropiado hablar de sincronario o cuenta. Un sincronario refleja sucesos que ocurren al mismo tiempo, simultáneamente.



El tiempo es de la mente, es un factor flexible (a veces sentimos que el tiempo vuela y otras que se hace denso y “pasa más lento”). Es una idea y también es un acuerdo. El concepto que tengamos de lo que es el tiempo modelará nuestra percepción de la vida, por lo que si estamos regidos por un estándar de tiempo irregular y artificial, nuestra mente se desordena, mientras que si el estándar de tiempo es regular y natural, nuestra mente vuelve al orden, se alinea con dicha tendencia regular y natural.
Cuando nos conectamos con los ritmos naturales, empezamos a descubrir un nuevo universo: sincronicidad, telepatía, mayor intuición (una herramienta valiosísima!)

En el sistema gregoriano la filosofía es que “el tiempo es oro” y si perdés tiempo, perdés dinero,  es totalmente materialista. Es hora de volver al tiempo natural, volver a creer que el tiempo no es dinero, sino que el tiempo es ARTE, creatividad, amor... ése es uno de los valiosos legados de los mayas, vivir de acuerdo a la frecuencia 13:20

La frecuencia 13:20 es una frecuencia natural, ya que hace alusión a las 13 articulaciones mayores del cuerpo humano (cuello, hombros, codos, muñecas, caderas, rodillas y tobillos) y a los 20 dedos que tenemos en las manos y en los pies. Además refleja los 13 tonos lunares, 13 energías femeninas provenientes de la luna que impregnan a cada día con una vibración y energía particular, así como los 20 sellos solares, 20 energías que provienen de la respiración solar (los 10 primeros de la inhalación y los 10 últimos de la exhalación) que también impregnan a cada día con su energía. Los 13 tonos multiplicados por los 20 sellos dan un total de 260 posibles combinaciones de kines (kin significa día y hace alusión a la combinación de un tono con un sello).

Una de las tantas Cuentas propuestas por los mayas es la llamada “Sagrada Cuenta de los Días, Tzolkin o “Módulo Armónico de 260 Kines” una herramienta de autoconocimiento ya que ellos supieron interpretar que cada día tiene una intención y un aspecto de la Creación: 13 intenciones y 20 aspectos. Los mayas que nacían en un día en particular recibían el nombre del aspecto y de la intuición que representan, entonces sabían por qué nacieron, qué aspecto debían desarrollar en su vida y cuál era la intención. Las 13 intenciones son los 13 tonos lunares y los 20 aspectos, los 20 sellos solares.

Para medir el tiempo los Mayas combinaron el Tzolkin con otra Cuenta, el Sincronario de 13 Lunas, una Cuenta formada por 13 meses de 28 días cada uno (un total de 364 días) más un día adicional que completara el año solar de 365 días, el día llamado Fuera del Tiempo o Día Verdeque justamente está fuera de la cuenta sincronizada de 364 días, y es un día en el que nos vaciamos de todo lo que vivimos durante el año que pasó para recibir al año que comienza. Además este sincronario es lunar, solar y galáctico, ya que consta de 365 días (cuenta solar), cada mes tiene 28 días que es lo que tarda aproximadamente la luna en dar una vuelta alrededor de la Tierra (cuenta lunar) y el año maya tiene inicio el día 26 de julio, según el calendario gregoriano, ya que ese día la estrella Sirio y el Sol se alinean en el cielo en el amanecer (cuenta galáctica).

El Tzolkin es además una matriz numérica (matemáticamente una matriz es un arreglo bidimensional de números) creada a partir de la combinación de los 13 tonos con los 20 sellos y que plasma en ella todas las posibles combinaciones de kines, las energías de todo lo que está en el Universo.
En esta matriz del tiempo, de las 260 unidades, 52 de ellas son los llamados portales de activación galáctica, verdaderas puertas por las que fluye mucha energía proveniente del Universo. Nacer en uno de estos días no hace más o menos especial a la persona, simplemente es una puerta.  En la matriz están marcados con color verde.



Es importante volver al orden sincrónico, del tiempo, a la frecuencia 13:20 (13 tonos lunares combinados con 20 sellos solares) coordinando con la cuenta de 13 lunas de 28 días.

0 comentarios:

Publicar un comentario